Extracto de uno libro del padre MD Philippe sobre la Presentación de María, cooperación a la misericordia

Publié le Mis à jour le

La Presentación, María coopera a la misericordia

La consagración virginal de María se realizó de manera tan secreta, tan íntima, que la Escritura no habla de ella explícitamente. Lo comprenden los que quieren comprender.

La Iglesia afirmó más tarde esta consagración de María; no tenemos, pues, derecho a considerarla como secundaria; ahí comienza la Iglesia de Cristo. Desde ese momento, el Padre, al envolver a María de su misericordia, envuelve también a su Iglesia. Al final, en el Cielo, toda la Iglesia estará reunida en esta misericordia preveniente del Padre. Por eso está escrito que “Él pondrá su morada entre ellos y ellos serán su pueblo y Él, Dios con ellos, será su Dios”; todo será sometido al Padre; todos estaremos totalmente envueltos en el misterio de Dios. El misterio de la Inmaculada Concepción es el gran abrazo del Padre, pero no es todavía la Iglesia. El elemento fundamental de la Iglesia, a partir del cual se organiza, es este misterio de la consagración virginal. Es ahí donde María coopera de manera eficaz y primera a la misericordia del Padre.

Padre Marie-Dominique Philippe, “Tres misterios de misericordia”