Extracto del libro « Obrero de la sabiduría » sobre el predicador

Publié le Mis à jour le

El pasó toda su vida enseñando y predicando

Jordán de Sajonia cuenta que «desde el inicio, la Orden fue fundada para la predicación y la salvación de los hombres». Domingo pasó la mayor parte del tiempo predicando en las calles. También viajó para preparar las fundaciones, para estar en los primeros capítulos generales que reunieron a los primeros hermanos, pero ante todo visita a sus hermanos, los anima a la predicación y los consuela. Viaja sin cesar como un peregrino, siempre de camino para hacer descubrir y hacer amar a Cristo.

El padre Marie-Dominique pasó toda su vida enseñando y predicando. Nunca tuvo una semana de descanso. Constantemente estaba movilizado por el Reino. Un año, nos habíamos divertido presentándolo en el Foro Amor y Vida, intentando calcular el número de conferencias y cursos que había dado en su vida. Más de cuarenta mil… ¡y estamos lejos de alcanzar la verdad! Raramente pasaba más de 8 días en el mismo lugar, y eso fue durante toda su vida. Viajó por todos los continentes. Como Domingo, predica, visita a sus hermanos y los anima para las fundaciones. Un día me confió que hubiera comprendido muy bien que pudiéramos fundar pequeños conventos itinerantes para predicar en las misiones, en el campo, cerca de los jóvenes. Quizás es lo que ya se realiza cuando los hermanos y hermanas se reúnen para realizar los campamentos, peregrinaciones, viajes… También dan testimonio de la caridad fraterna vivida entre ellos, que en el fondo, sigue siendo firmemente lo más contagioso y la gran fuente de fecundidad.

Extracto del libro « Obrero de la Sabiduría », p Benoît Emmanuel Peltereau-Villeneuve