Extracto de uno libro del p. MD. Philippe, sobre sta Teresita

Publié le Mis à jour le

El testimonio en el último momento confirma hasta qué punto, en el alma de Teresa, la contemplación cristiana implica el deseo de salvar las almas. Es el aspecto apostólico de la vida contemplativa, su aspecto misionero. Y es por eso que fue proclamada por Pío XI “Patrona principal de todos los misioneros, hombres y mujeres, y de las misiones que existen en todo el mundo”. Teresa muestra que la sed sufrimiento que tuvo constantemente, unida al amor (que se sirve del sufrimiento para ir más lejos), tiene un aspecto apostólico. Esto solo se explica, en última instancia, por el misterio del Cordero que quita el pecado del mundo, quien carga con el pecado de los hombres para salvarlos. Esto es muy importante, si queremos comprender el corazón de Teresa.

(…)

Este último día nos revela la magnanimidad de Teresa. La verdadera probreza es siempre magnánima, y hay que ser muy pobre, muy humilde, para ser verdaderamente magnánimo, para ir hasta el extremo del don. El “caminito” de Teresa está acompañado de la magnanimidad, de la grandeza. Cuando rezaba por une pecador, iba hasta el fin, y al final reconoce que es por eso por la que ha sufrido tanto. Es el misterio de Jesús, Cordero inmolado.

Padre Marie Dominique Philippe, “Acto de ofrenda” p 176, 178