Testimonio de Patricia, Mexico

Publié le Mis à jour le

21 de junio 2013

Mi nombre es Patricia, hoy tengo 54 años, conocí al padre a los 35.

Y con todo el corazón quisiera escribirles para decirles de mi testimonio del paso del padre Marie Dominique Philippe por mi vida…., una gracia.

Los primeros frutos que conocí de la respuesta del padre Philippe al llamado de Dios para su Iglesia fueron los sacerdotes que vinieron a fundar la Comunidad en México. Por ellos recibimos muchos el camino de la tres sabidurías y el ardiente fervor por buscar LA VERDAD.

Una verdad última que encierra todas las verdades y que por ser pneumática es perfecta y no se contradice en nada, ….La Verdad como persona en Jesucristo el Verbo Encarnado, la verdad de El Justo, que por tanto es toda justicia,… la verdad que ES Vida y bien, y Bueno en todo y para todos!Por primera vez en estos hermanos y por estos hermanos encontré al Emanuel entre nosotros, entre los mios, conmigo aquí en la tierra, como don del hoy y no solo la promesa para un futuro después del fin. Es en este hoy que entonces todos los hijos espirituales del padre vivimos con fervor vivir de LA VERDAD en total congruencia en la vida…vivir en gracia.

Vaya que para dar estos frutos hace falta caminar emanando, viviendo del tesoro encontrado por la búsqueda filosófica, teológica, y grandes tiempos de oración.

….. Sí, lo conocí, lo constaté; simple, humilde, …viviendo siempre en el ahora, en el presente, dando su sí a Dios en cada minuto, atento a quien tenía enfrente. En su mirada lo había todo! Qué hombre, tan acabado en su físico por este trabajo, y al mismo tiempo una juventud en el alma! Una fortaleza de eternidad y verdad que no podría describir con palabras pero que me transformaron para consagrar todas mis energías por tomar el mismo camino que él hacía!

En una ocasíon me encontraba en una de las últimas filas de la misa, lloraba, …lloré gran parte de la misa. Después de la comunión lloraba aun más. Entonces me quedé postrada ahí casi en la última banca largo rato. Cuando finalmente me levanté…ahí estaba el padre hincado, postrado orando junto a mí! Se levanta junto conmigo, me toma de las manos y me dió una mirada que confirmaba no solo su calidad de Sacerdote, sino traía en ella la respuesta de Dios a mi llanto!

Esta es solo una anécdota pero gracias a Dios tengo muchas para saber Quién y Cómo vivió el padre Philippe y lo que Dios hace por él aún hoy. Por él y en él, y no hablo solo de las enseñanzas que nos dejó sino justamente del testimonio de vida que nos dió, más valioso que cien libros!-Descubrí que para ejercer mi grandeza por la adoración, solo se puede hacer con la pureza de un corazón que busca y vive de la verdad en TODO!-

No dejemos que nadie nos arrebate la Gracia de esta vida pues Jesús no solo vino a DECIRNOS cómo vivir, ESO YA LO HACÍAN LOS FARISEOS, ….Jesús vivió cada una de sus palabras y por eso es que dan vida, lo mismo los apóstoles, no hay testamento sin testimonio!

Patricia