Testimonio de Augusto Arturo, Mexico

Publié le Mis à jour le

Conoci al Padre Philippe en uno de sus viajes a Nuestro País, El Padre tenía un itinerario muy apretado pues en su estancia visitaría los Prioratos de Cd. de México, Saltillo, Monterrey y Laredo, Tx. Por cuestiones de trabajo me programe para poder estar con él en su visita a Saltillo. Nuestra familia ya tenía tiempo de estar muy comprometida con los Hermanos y Hermanas de la Comunidad San Juan, en realidad no sabíamos porque habíamos elegido vivir en Saltillo, pues nosotros no somos originarios de aquí, llegamos a trabajar en Coahuila en el año de 1989 y por mi profesión estábamos en una mina al norte del estado. Cuando por problemas económicos la empresa tomo la decisión de hacer algunos ajustes en su personal, tuvimos que ubicarnos en una Ciudad con cierto nivel de comodidades, su clima, tamaño de la ciudad y su nivel de infraestructura se nos hizo bastante buena la opción de quedarnos a vivir aquí. En ese momento pensábamos que habíamos tomado nosotros la decisión, pero sin embargo, fue Dios el que nos puso en este lugar mi esposa y yo estábamos en búsqueda de tener un mayor acercamiento con la iglesia estuvimos un tiempo con los Legionarios de Cristo lo que en su momento fue una opción, pero más adelante Dios nos dio la oportunidad de conocer a la Comunidad San Juan. Nos llama mucho la atención de estos hermanos y hermanas su espiritualidad, su sencillez y su alegría. El mayor impacto que ocasiono en mí fue el darme cuenta de cómo los hermanos al momento de la Consagración lo hacían con un amor y una intensidad que jamás había visto y como lo trasmitían a los que participábamos en la misa. Conocer el Misterio de la sagrada Eucarística es único y una prueba plena del amor de Nuestro Padre a nosotros sus hijos.

Lo que vino a enriquecer nuestra vida fueron las platicas de los Hermanos con las enseñanzas del Padre Philippe, esto nos dio luz y la inquietud para buscar la verdad, para darnos cuenta lo importante que es tener un guía espiritual y una Comunidad cuidadosa de que todos vivamos en ese espíritu de caridad fraterna, para estar siempre pendientes y atentos a las necesidades de nuestros hermanos mas necesitados y de los que como nosotros en algún momento de nuestra vida buscamos con ansias conocer más a Jesús y a su Iglesia. Su enseñanzas también me permitieron conocer mas de nuestra Santa Madre La Virgen María y como ella en su gran secreto siempre estuvo con su fe y fidelidad hacia su hijo que siempre se cumpliera la voluntad del Padre a pesar de los momentos de dolor que se convertían en momentos de amor y de victoria.

Como en sus enseñanzas el Padre Philippe nos trasmite la importancia de La Adoración, la cercanía con el Padre y que en esos momentos nos recuerda que nosotros somos sus hijos amadísimos y que no necesitamos nada más que estar siempre con él.

Gracias a todo lo que vivimos de las enseñanzas del Padre Philippe sin duda nos formo para ser mejores Padres y educar a nuestros hijos en el amor y en los valores que los convertirán en hombres de bien y en hijos muy amados del Padre.

El día de hoy puedo asegurar que fue Dios el que nos trajo a Saltillo y que puso en nuestro camino a la Comunidad San Juan y además el privilegio y dicha de conocer a su fundador, conocer a un hombre de bien, conocer a un santo en estos tiempos es verdaderamente una bendición plena en frutos.

Bendito Nuestro Padre Marie Dominique Philippe y su gran obra……

Augusto Arturo